Apellidos Originados en las Características de las Personas y del Entorno

Otra tipología permite agrupar a los apellidos franceses en 4 categorías globales, según su origen: los patronímicos, los toponímicos, los apellidos derivados del desarrollo de una profesión u oficio, y los apellidos derivados de sobrenombres.

Patronímicos

Los apellidos que expresan una relación de parentesco son muy populares en todos los idiomas. Estos nombres sirvieron para relacionar a los individuos con su ascendencia desde el s.V , época en que los apellidos no eran hereditarios. Generalmente estos apellidos expresan la filiación padre-hijo.
En francés, la filiación se expresa con las preposiciones "a" y "de": Degeorges, Dejean, Dustin, Ageorges, Alamartine, etc. Es necesario notar que los nombres de parentesco son muy raros en Francia.

Toponímicos

En el Medioevo, para diferenciar a las personas ( nobles y plebeyos) que tenían sólo un nombre de pila, a menudo se le agregaba a su nombre el nombre de sus tierras de orígenes. Es en aquella época que los nombres como Duhamel ( " la aldea " ), Dumas ( " la granja " ) o Castel ( " el castillo " ) vieron la luz.

En la actualidad, los nombres de lugares constituyen una gran parte de los apellidos franceses. Estos nombres designaban los lugares próximos del domicilio de un individuo (camino, fuente, río, ciénaga, toponimia alpina, monasterio, capilla, etc.), o las regiones de origen de nuevos habitantes (aldea, pueblo, ciudad, región, país, etc.).
Podía tratarse, por ejemplo, de una persona que vivía cerca de un puente (Dupont, Dupontet, Dupontel, etc.), o viniendo de Auvergne (Lauvergne, Larverne, Larvergne, etc.).
Otros apellidos identificaban al individuo por un término que recordaba la característica de su casa: Kergoat (" casa de madera "), Piarresteguy (« morada de piedra »).

Numerosos patronímicos franceses proceden de nombres de lugares como el Dubois, Dumont, Laval o Duval (vivo en el valle), Dufour (vivo cerca de un horno), Dumas (vivo cerca de unos cortijos), Dupuis, Durieu o Duru (cerca de un arroyo), Dupin o también Duchêne, Duquesne , Dufresne, Dufraisse (Sur) para indicar el árbol que caracteriza la casa o su acceso, Dumarais, Duchamp, Dubourg, Dupré, etc. Diccionario Toponímico on-line.

Apellidos derivados del ejercicio de una profesión u oficio

Esta categoría reagrupa apellidos originados en las funciones desarrolladas por las personas a quienes han sido atribuidos.
Aparecen en Francia a partir del siglo XII, la época a la cual la vida social cobra vigor en Francia. Es en efecto el período cuando nace la pequeña burguesía que engloba a los artesanos, los tenderos, así como todas las profesiones nacidas de la función pública. Los abogados y los monjes, hasta entonces al servicio de la nobleza, se ponen al servicio de esta burguesía generadora de desarrollo económico.

Casi la totalidad de estos nombres revela una característica ligada a la vida social, por ejemplo: Avoyer (Abogado), Chevalier (Caballero), Maréchal (Mariscal), Prévosts, Clerc (Pasante), Abbey, Évêque (Obispo).
Es importante tener en cuenta que estos nombres se encuentran sobre el conjunto del territorio francés, en ciertos casos con modificaciones ortográficas vinculadas al cambio de región, pero el sentido no cambia.
Entre los siglos V y X, los habitantes de Francia llevaban sólo sus nombres de pila. A partir del siglo XII, para diferenciar los homónimos cada vez más numerosos, se fueron adoptando los nombres de los oficios que desarrollaban para designar a los individuos.

Es más tarde, al azar de un acto de bautismo, de matrimonio o de sepultura que los nombres de oficios se volvieron hereditarios, transformándose en apellido.
Es conveniente notar, que estos nombres dependen más bien de un origen urbano. En efecto, es en las villas y en los lugares de ferias que se encuentra la mayoría de las veces a artesanos y negociantes. He aquí algunos ejemplos de nombres de oficios: Couturier (modista), Fournier, Lefebure, Barbier (Barbero), Wagner (carretero), Schumacher (zapatero), Mitterand (el medidor).

Los apellidos derivados de apodos o sobrenombres

Es bastante difícil de reparar bien en un nombre catalogado como "apodo". Estos nombres son en efecto unas deformaciones humorísticas o caprichosas. Sin embargo, también pueden expresar una característica moral o física, sin deber estar considerados por eso como nombres dichos « a carácter físicos o morales ».
No son forzosamente despectivos, si no que expresan más bien una particularidad en casa de un individuo. Este último, una vez denominado por sus pares, creaba a su propia familia alrededor de este nombre.

Estos nombres aparecieron en el Medioevo y están en muchos casos de los adjetivos. Por ejemplo: Bachelard (« joven que tiene que casarse »), Gagnebin (« que sabe ganar dinero »), Lesot (« el que devolvía el agua »), Couard («Cobarde: designaba a un hombre miedoso »), Romeu (recordatorio de la peregrinación de un individuo en Roma), Lesoldat, etc.

Los sobrenombres "morales"

Los nombres dichos "morales" aparecieron en Francia en los alrededores del Siglo XII. Designaban a las personas que se distinguían por sus calidades o sus defectos: Hardy (" hombre valiente "), Doucet (" hombre gentil ", " dulce "), Lesage (" hombre sabio "), Agassi (« el que cotorrea »).
Los animales servían también de referencia para calificar los sobrenombres morales: zorro (" el astuto "), Chevrier ("chèvre ”cabra", designaba a un hombre ágil), Cocteau ("gallo", designaba a un hombre vanidoso, orgulloso y pendenciero).

Los sobrenombres "físicos":

Los sobrenombres atribuidos en función de las características físicas de la persona, aparecieron en Francia, como otros tipos de nombres, también en los alrededores Siglo XII.
Estos apellidos se consagraron a las personas que presentaban una particularidad física aparente que permitía distinguirlas. Estas particularidades estaban muy a menudo en contacto con la morfología, vale decir: con la form y, el aspecto corporal de la persona.

Por último, estos sobrenombres son el espejo de la sociedad medieval, caracterizada por ridiculizar los defectos de los pares. Se asiste al nacimiento de los patronímicos como Legrand, Lepetit, Leblond, Lebrun, y también Lebègue, Leborgne, Lebon, Legentil, Noble, Lecoy.

Los nombres de animales también están representados ya que viven cerca del hombre. Son el Leboeuf (Sur), Lechat, Lecat, Leloup y Leleu o también Goupil, nombre antiguo del zorro. Existe también los nombres de dignidad como Leroy, Lempereur, Lepape, Leduc y menos frecuentemente de los nombres de relaciones: Lepère, Lafille, Loncle, Neve.

Apellidos de origen incierto:

Muchos apellidos derivaron de nombres de vegetales, instrumentos musicales, divinidades antiguas.

Significado y Distribución de los apellidos en Francia

Muchos apellidos son típicos de una región porque presentan variaciones gráficas y fonéticas típicas del dialecto que se habla en la misma. Conocer su significado y distribución nos puede ayudar a localizar a nuestros antepasados y conocer más sobre su historia. Ver Aquí.